Escuela María Alvarado Garay

La Escuela “María Alvarado Garay”, de Panguipulli fue creada mediante el Decreto Nº 2024 del 21 de Abril de 1902 y comenzó a funcionar el 1º de Marzo de 1903, bajo la denominación de Escuela Mixta Nº 23, constituyéndose en el primer establecimiento educacional de la actual comuna de Panguipulli.

          Lamentablemente, muy poco sabemos acerca de las primeras educadoras que con su accionar comenzaron a impartir la luz de la educación y la cultura; fueron ellas, doña Zaragosa Bustamante, doña Candelaria Flández y doña Aurelia Bórquez; aparte de sus identidades, por testimonio escrito de los misioneros capuchinos, sólo sabemos que la señorita Zaragosa les autorizaba para enseñar el Catecismo Católico a los niños que concurrían a esta escuela, la mayoría de los cuales eran de ascendencia indígena.

          La información acerca de la historia del establecimiento, la tenemos sólo a contar de año 1914, cuando asume la primera directora titular: doña María Máximina Alvarado Garay, quien llega trasladada desde Los Lagos, para asumir responsabilidades docentes y directivas en el establecimiento.

          Ésta, funcionaba en uno de los galpones que se levantaba en los terrenos de la familia Molina, vecina a nuestra actual ubicación. El año 1923, don Juan Bautista Etchegaray facilita un local de su propiedad, para la atención de los niños, el que estaba ubicado en los terrenos en que hoy se levanta la población O’Higgins. Allí la señora Maria Alvarado Garay, desarrolla una abnegada y sacrificada labor educativa. Como profesora unidocente atiende  a sus alumnos en una sola sala de clases, en que el mobiliario estaba constituido por cajones de diferentes tamaños, donados por el comerciante don Oscar Molina. Preocupada porque sus alumnos crezcan sanos tanto en conocimiento, como físicamente, la señora María, gracias a la colaboración de algunos vecinos, comienza a entregar almuerzo escolar, iniciativa por la cual recibe múltiples felicitaciones de las autoridades educacionales del país, ya que era una de las primeras escuelas en Chile que otorgaba esta atención, transcurría el año 1926. La matricula comienza a crecer y se hace necesario contar con más personal. El año 1940 es nombrada profesora la señorita Luisa Emaldía Alvarado.

          La primera sala de clases de la nueva profesora fue el lugar donde se preparaba el almuerzo escolar, la dependencia sólo tenia dos de las cuatro paredes y techo; al centro un fogón sobre el cual colgaba una gran olla de fierro de tres patas donde se preparaban las cazuelas de choroyes, uno de los platos preferidos de los alumnos; alrededor del  fogón cajones  que servían de escritorio  y  asientos para los estudiantes. Cuando las condiciones del tiempo lo permitían el salón de clases se trasladaba a la sombra que producía un eucaliptus cercano.

          Debido al incremento de la matricula en 1942, se incorpora a la planta docente la señorita Enriqueta Emaldía Alvarado, quien pasa a ocupar la sala ubicada junto al fogón, mientras que la señorita Luisa comienza a itinerar con sus con sus alumnos por diversos locales del pueblo, tales como dependencias del mercado existente en el lugar que hoy ocupa la plaza Arturo Prat y posteriormente

en la casa en que hoy funciona la Librería Sur, hasta que se logra que todos los cursos funcionen juntos en la casa que hoy es de propiedad de don Oscar Oliva, frente a nuestro actual local.

          Enorme y fructífera fue la labor educativa de la señora María Alvarado Garay, quien se acogió a jubilación después de 35 años de servicios, el 1º de Octubre de 1948; la Municipalidad de Panguipulli, recientemente creada por aquella época, le rinde un emotivo homenaje y le hace entrega de un medallón, en reconocimiento y testimonio de gratitud por su esfuerzo y dedicación desplegado en favor del progreso de Panguipulli.

          No menos relevante ha sido la labor docente y directiva de quienes han dirigido nuestros establecimiento posteriormente, cómo no reconocer el desempeño de la señora Luisa Emaldia Alvarado quién sucedió en cargo a su señora madre. A ella le correspondió, después del terremoto de 1960, junto a las autoridades locales realizar las gestiones que concluyeron con la construcción del local que actualmente ocupa la escuela, el cual fue inaugurado el año 1962.

          En 1965 asume la dirección de la Unidad Educativa, la señora Marta Violeta Vera Andrade. Poseedora de una gran vocación y capacidad de trabajo. Ella dirigió la escuela hasta el 28 de Febrero de 1982, después de 38 años al servicio de la educación, se acoge a retiro.